Junio, 2022.- WWF-Bolivia y el Grupo de Biogeografía de la Conservación de la Universidad Humboldt Berlín firmaron un memorando de entendimiento, con el objetivo de promover un trabajo colaborativo y efectivo que fortalezca la conservación y manejo sustentable de los ecosistemas en la Chiquitanía y el Chaco a través de la evidencia científica.

El Grupo de Biogeografía de Conservación del Departamento de Geografía de la Universidad Humboldt Berlín lleva a cabo investigaciones para ayudar a comprender los patrones y los impulsores del cambio en el uso de la tierra, cómo afecta esto a la biodiversidad en los paisajes y qué estrategias pueden ayudar a equilibrar los objetivos de conservación y el uso de la tierra. En este marco, el grupo realiza investigaciones en diversas regiones de bosque seco tropical del mundo, incluyendo el Gran Chaco y la Chiquitanía en Sudamérica, donde WWF lleva a cabo acciones de conservación desde hace casi 20 años.

WWF, organización de medio ambiente presente en más de 100 países, tiene la misión de detener la degradación ambiental de la Tierra y construir un futuro donde el ser humano viva en armonía con la naturaleza. Presente en Bolivia desde 1993, trabaja en tres paisajes prioritarios: Amazonía, Chiquitanía y Pantanal Chaco. En estos paisajes, WWF, entre otras acciones, apoya y fortalece la gestión de Áreas Protegidas con capacitaciones, equipamiento y apoyo en el monitoreo. Además, contribuye a la planificación del uso del suelo, incluyendo una visión integral en relación con los cambios en el uso de la tierra y su impacto en los pulsos hidrobiológicos e impulsa la producción ganadera responsable. Asimismo, motiva la participación de los jóvenes y grupos indígenas y contribuye a fortalecer la conectividad ecológica.

Con esta alianza, WWF y el Grupo de Biogeografía de la Conservación buscan llevar a cabo proyectos de investigación conjuntos, incluyendo el intercambio de datos y trabajo de campo compartido. El objetivo de esta alianza es generar una base científica, que incluya evidencia y conjuntos de datos, que pueda ayudar en la planificación e implementación de acciones de conservación y su difusión. Esta colaboración también permitirá el desarrollo de capacidades a través del intercambio de investigadores y personal entre ambas instituciones en Santa Cruz y Berlín.

“El trabajo de WWF está basado en la ciencia. La información científica nos permite desarrollar enfoques innovadores y fortalecer nuestros esfuerzos para identificar las necesidades de conservación, establecer prioridades y garantizar que nuestros programas de conservación sean efectivos y produzcan resultados en favor de las personas y la naturaleza. Es por ello que, este trabajo colaborativo con la Universidad de Humboldt Berlín, será fundamental para seguir contribuyendo desde la ciencia a la conservación de la Chiquitanía, el bosque seco mejor conservado y el Gran Chaco, el segundo bosque más grande de América del Sur ambos fuertemente presionados por el cambio de uso de suelo, logrando que las personas y la naturaleza prosperen juntos”, mencionó Jordi Surkin, Director de Conservación en WWF-Bolivia.

“Estamos entusiasmados con esta nueva colaboración por varias razones”, explica el Prof. Tobias Kuemmerle, director del Grupo de Biogeografía de la Conservación. “Siempre estamos ansiosos por asociarnos con organizaciones de conservación para asegurarnos de que nuestra investigación sea aplicable y útil para la planificación y las acciones de conservación. Hemos trabajado mucho en el Chaco durante casi 10 años, principalmente en Argentina, y con esta cooperación esperamos expandir realmente nuestras actividades en la región del Chaco boliviano y la Chiquitanía. Con suerte, esto generará conocimientos y datos útiles sobre el cambio de uso de la tierra, los impactos en la biodiversidad y las posibles soluciones de conservación para salvaguardar la biodiversidad, y permitirá comparaciones interesantes entre regiones”.“La generación de información científica en los biomas de la Chiquitanía y el Gran Chaco nos permitirá seguir cuantificando y difundiendo los múltiples beneficios y servicios ecosistémicos que nos otorga la naturaleza. Además, facilitará la identificación de las amenazas y el diseño de las mejores estrategias para hacer frente a los factores que generan presión sobre estos paisajes, evaluando el impacto de las acciones que se han desarrollado en estas zonas los últimos años”, añadió Rafael Antelo líder de la iniciativa Wildlife Connect.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.