Por Wendy Elliott, Robin Naidoo y Rafael Antelo

Aerial view of the Blue Wildebeest (Connochaetes taurinus) migration. Up to 1.5 million wildebeest move through the Mara/Serengeti ecosystem each year. This is one of the worlds last great animal migrations. Masai Mara National Reserve. Kenya

Al pensar en la palabra “conectividad” ¿qué es lo primero que nos viene a la mente? Probablemente el poder tener acceso a la red WiFi más cercana.

Sin embargo, hay otro tipo de conectivida que es fundamental para la vida en la Tierra tal y como la conocemos: la conectividad de la naturaleza, o conectividad ecológica, como le llaman los científicos. La capacidad de los animales para desplazarse y de los procesos del ecosistema para fluir.

¿Por qué es importante? Durante su ciclo vital, los animales deben desplazarse entre distintas zonas para satisfacer sus necesidades ecológicas. Los lugares en los que encuentran su alimento suelen ser diferentes de los lugares en los que se reúnen para aparearse o desovar y que a su vez pueden ser diferentes de los lugares en los que crían, o en los que pueden encontrar agua segura. Los arroyos necesitan fluir para garantizar que el agua dulce de la que depende todo llegue a donde se necesita. A medida que cambian las estaciones y los entornos, las necesidades de las especies cambian también, dando lugar a las grandes migraciones de aves, mamíferos, insectos y peces que tanto cautivan a la gente de todo el mundo. Y ahora, con el cambio climático, los animales necesitan migrar hacia nuevas zonas, ya que sus hábitats actuales se van tornando poco adecuados.

Lamentablemente, la conectividad de la naturaleza se está erosionando rápidamente.  Piensa en la parcela verde o el parque más cercano que conozcas: si vives en una ciudad, lo más probable es que esa parcela sea una isla verde aislada en un mar de infraestructuras creadas por el hombre. Esto es exactamente lo que está ocurriendo con los espacios naturales restantes a medida que se convierte más tierra a la agricultura, extractivos y otros usos. El 90% o más de las áreas protegidas del mundo existen ahora en una porción de tierras fragmentadas dominadas por el hombre que se están degradando rápidamente, poniendo en peligro el desplazamiento y la supervivencia animal.  

Kudu saltando sobre la cerca, la conectividad de la naturaleza se está erosionando rápidamente. Piense en la zona verde o parque más cercana que conozca: si vive en una ciudad, esa zona probablemente sea una isla verde aislada en un mar de infraestructura hecha por el hombre. © Dominik Wallner / Shutterstock

En un mundo cada vez más fragmentado, conectar los hábitats naturales restantes será el reto de nuestro tiempo. Un reto en el que debemos tener éxito si queremos evitar puntos de inflexión catastróficos de pérdida de biodiversidad y de servicios ecosistémicos de los que todos dependemos.

La buena noticia es que tenemos -ahora mismo- la oportunidad de generar compromisos gubernamentales transformadores para abordar la conectividad de la naturaleza. 196 de los gobiernos del mundo son partidarios del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), que actualmente está estableciendo la agenda para la próxima década de acción a través de su “Marco de Biodiversidad Global” (MGB).  Habiendo un buen progreso de base, estamos presionando para que se establezcan objetivos de conectividad sólidos. El año pasado, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la primera resolución centrada en la conectividad de la naturaleza y la Convención sobre las Especies Migratorias aprobó la Declaración de Gandhinagar, en la que se pedía que la conectividad ecológica se reflejara efectivamente en el marco global de la biodiversidad. Los primeros indicios son buenos: aunque todavía hay aspectos que deben reforzarse, y el marco general aún debe ser acordado y adoptado, la conectividad está incluida provisionalmente en un Objetivo y en 4 de las Metas del Marco de Biodiversidad Global. De ser adoptado, la conectividad será una parte fundamental de los objetivos de ordenación del territorio, restauración, áreas protegidas y conservadas y planificación urbana.

Vista aérea del cruce de vida silvestre Ecoduct en el Parque Nacional Dwingelderveld, Beilen, Drenthe, Países Bajos © Rudmer Zwerver / Shutterstock

Sin embargo existe un reto. En el pasado hemos tenido objetivos de conectividad en la CDB, pero lamentablemente no se han cumplido. Faltó implementación. Aunque el objetivo de proteger el 17% de la superficie terrestre casi se cumplió -con la creación de nuevas áreas protegidas que ahora suman el 15.73%-, se ha avanzado mucho menos en asegurar que estas áreas estén conectadas entre sí. ¿Cómo podemos evitar esta situación en esta ocasión? Creemos que una de las claves para garantizar la aplicación efectiva de los objetivos de conectividad es disponer de las herramientas adecuadas para medir la conectividad, de modo que haya transparencia y responsabilidad por parte de todos los involucrados al momento de garantizar el cumplimiento de esos objetivos.  Debido a esto, la publicación en Science sobre la primera evaluación mundial de la conectividad funcional terrestre es innovadora y no podía haber llegado en mejor momento. Con esta evaluación, podemos visualizar y medir la capacidad de los animales para desplazarse entre áreas protegidas. Podemos ver cómo se comportan los países en relación con sus vecinos y podemos seguir el progreso a lo largo del tiempo.

El artículo de Science presenta el Índice de Aislamiento en Áreas Protegidas (IAAP), que estima el grado de aislamiento de cada una de las áreas terrestres protegidas del mundo. Esta estimación se basa en datos publicados sobre docenas de especies de mamíferos de todo el mundo que demuestran que son capaces de desplazarse a mayores distancias en zonas que han sido menos impactadas por el hombre. Combinando esta relación con el índice de huella humana global y aprovechando un ingenioso enfoque para medir la conectividad llamado, teoría de los circuitos; los resultados del trabajo pueden utilizarse tanto para estimar el grado de conexión del sistema de áreas protegidas de un país, como para priorizar las acciones de conservación en las áreas de conectividad más importantes del mundo.  

Lo crucial de este enfoque es que puede utilizarse a nivel mundial, para seguir el progreso de los gobiernos en el cumplimiento de sus objetivos en el marco de la CDB. Pero el IAAP también podría calcularse y utilizarse a nivel de paisaje, para permitir a los actores locales, desde las comunidades, la sociedad civil y hasta los gobiernos, medir cómo acciones como la eliminación de vallas, la construcción de pasos subterráneos o elevados para la fauna silvestre, y el hacer que las tierras agrícolas sean más habitables para la fauna, mejoran la conectividad en tiempo real, constituyendo una información esencial para la gestión adaptativa.

Estamos viviendo tiempos apasionantes. La ciencia de la conectividad avanza a pasos agigantados: el nuevo artículo publicado en Science se complementa con una infinidad de nuevos enfoques y herramientas científicas en este campo, incluidas las metodologías que nos proporcionan esa importantísima bola de cristal: visualizar cómo será la conectividad en el futuro, basándose en el cambio climático y en las proyecciones de cambio de uso del suelo y desarrollo. Esta ciencia orientada al futuro es crucial para garantizar que planifiquemos y actuemos hoy de manera que logremos el mayor impacto posible a largo plazo.  

Ciervo rojo (Cervus elaphus) hinds corriendo a través de la hierba larga durante la rutina, Klampenborg Dyrehaven, Dinamarca ©Maravillas salvajes de Europa / Florian Moellers / WWF

Como complemento a estos avances científicos, existe un conjunto creciente de prácticas de conservación de la conectividad en todo el mundo, con actores de una amplia gama de sectores que trabajan juntos hacia un propósito común. Las comunidades del paisaje de Kavango Zambezi, en el sur de África, están gestionando sus tierras en zonas de dispersión de la vida silvestre para favorecer su desplazamiento, una empresa de plantaciones de Borneo reforestó un corredor de vida silvestre dentro de su concesión para permitir el desplazamiento de la fauna entre reservas que, de otro modo, estarían aisladas, el gobierno de Canadá acaba de asignar 60 millones de dólares para un nuevo Programa Nacional de Corredores Ecológicos, y los productores de algodón de la India están cambiando a prácticas orgánicas, apoyando el desplazamiento de los tigres y otra vida silvestre a través de sus granjas.

Tenemos la ciencia y la conectividad sobre el terreno. Ahora necesitamos el impulso político global y un conjunto de compromisos que lo lleven a otra escala. El Marco de Biodiversidad Global de la CDB ofrece exactamente esta oportunidad si lo hacemos bien. El creciente impulso para proteger y conservar el 30% del planeta para 2030 –un gran paso adelante respecto al anterior objetivo del 17%– es alentador.  Pero si no se presta la misma atención a garantizar que ese 30% esté bien conectado, repetiremos los mismos errores del pasado y no conseguiremos asegurar un futuro resiliente para la naturaleza.  

Por lo tanto, alentamos a todos los gobiernos partidarios de la CDB a que continuen reforzando el lenguaje de la conectividad en los Objetivos y Metas y, sobre todo, a que adopten un indicador principal sobre la conectividad que asegure garantizar que los aspectos de conectividad de este marco se apliquen plenamente. En el siglo pasado, el movimiento conservacionista se centró con éxito en las áreas protegidas y de conservación; ahora es el momento de conectarlas. Si lo conseguimos, podemos mirar hacia el futuro a un planeta conectado y saludable que nos beneficie a todos. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.